By
Cecilia Díaz Betz

Cathy Van Hoang es una directora de arte estadounidense que tuvo la brillante idea de unir dos mundos en un mismo objeto, creando una nueva e interesante especie de medusa de aire, la Air Plant Jellyfish. 

El caparazón del erizo actúa como maceta de la que sobresalen las ramas de las plantas,  convierténdose en una medusa flotante

Por un lado, el mar representado por la belleza y detalle de las conchas del erizo de mar; y por otro, la tierra con los claveles del aire como embajadores. El caparazón del erizo actúa como maceta de la que sobresalen las ramas de las plantas, y dándole la vuelta, se convierte en una curiosa medusa flotante. Una creativa idea que nos parece perfecta para amenizar un jardín interior, darle un toque especial a algún rincón de la casa, o como objeto de decoración exterior. Tanto en solitario como en «manada» el efecto visual que desprenden es de una gran belleza orgánica. Las Air Plant Jellyfish se pueden adquirir en Etsy por unos 22€ haciendo click aquí.