By
Cecilia Díaz Betz

El titular nada de tiene de metafórico, es tal y como os lo cuento. El estudio de diseño taiwanés Acorn Studio se ha propuesto y ha logrado -en vista del apabullante éxito que ha tenido en su campaña en Indiegogo– meter la luna en nuestros hogares. ¿Cómo lo ha hecho? Muy sencillo: convirtiéndola en una espectacular lámpara a la que han llamado Luna Lamp.

La Luna Lamp está disponible en siete diferentes tamaños y se puede usar directamente apoyada en el suelo o suspendida del techo

El team que forma Acorn Studio no ha escatimado en detalles a la hora de imitar a la luna, lo que todavía la convierte en más especial si cabe, despertando una simpatía con personas de todas las edades muy particular. Desde la redondez y la calidez, hasta el áurea enigmática que desprende, pasando por todos y cada uno de los característicos cráteres del satélite. Está disponible en siete diferentes tamaños y se puede usar directamente apoyada en el suelo o suspendida del techo (trae un gacho especial para colgarla), por lo que se presenta -además de como elemento decorativo-, como objeto funcional. Resulta ideal tanto como lámpara de lectura como para generar un ambiente romántico o iluminar de una original forma los diferentes espacios de tu casa. Además es resistente al agua, al calor y a los golpes, y se puede regular la luz que desprende. Convertir el hogar en una bonita galaxia de lunas es tan fácil como hacer click aquí y apoyar su más que lograda campaña de mecenazgo.