By
Quim Coll

Es oficial: la fiscalía sueca acusa a A$AP Rocky de asalto. Según la justicia, el rapero de Harlem causó daño físico a los chicos que les acosaban por las calles de Estocolmo. Pendientes del juicio, habrá que ver cómo se desarrolla el futuro de Rocky, que sigue en prisión y podría seguir estándolo por mucho más tiempo. F: A$AP Rocky en el Primavera Sound 2018, por Èric Pàmies. Cortesía del Primavera Sound

El fiscal sueco acusa a Rocky y a dos miembros de su equipo de asalto, mientras su madre y sus amigos reclaman que el rapero está encerrado en condiciones inhumanas

A pesar de los intentos de Donald Trump, quien convencido por Kanye West y Kim Kardashian tuvo una charla con Stefan Löfven, primer ministro sueco, la justicia sueca se ha mantenido inamovible respecto al caso de Rocky. Al fin y al cabo, todos somos iguales delante de la ley, pero, ¿hasta qué punto es justo que el rapero esté encerrado?

El fiscal sueco encargado del caso confirma que tanto Rocky como dos miembros de su equipo están acusados de asalto ya que, según apunta, los eventos en cuestión constituyen un crimen a pesar de las demandas de la defensa de que actuaron provocados y para defenderse. Como ya sabéis, el 30 de junio Rocky y su crew se enfrentaron a dos chicos que les acosaban, tanto a ellos como a unas chicas, por la calle.

Cortesía de Twitter/Donald J. Trump

En un principio, la cosa debería quedarse ahí. El rapero está en prisión esperando su juicio; una vez llegue, tendrá la opción de elegir entre ir a la cárcel por un tiempo o pagar una multa. Pagará la multa, saldrá libre, y todo se quedará en un altercado que el rapero preferirá olvidar rápido. El problema está en que tanto su madre como sus amigos dicen que la policía sueca tiene al rapero encerrado en condiciones ‘inhumanas’; durmiendo en una esterilla de yoga y dándole agua sucia y tan sólo una manzana para comer cada día.

Cortesía de Instagram/A$AP Rocky

En consecuencia, el movimiento #JusticeForRocky, creado alrededor del caso, cuenta ya con el apoyo de famosos de la talla de Tyler, the Creator, Nicki Minaj, Naomi Campbell, los propios West-Kardashian e incluso el presidente de los Estados Unidos. El guardaespaldas de Rocky fue liberado a principios de mes, y una de las supuestas víctimas, que también estaba siendo investigada por asalto y abuso, vio como la justicia le absolvía de todos los cargos el 22 de julio. ¿Hasta cuándo tendremos que esperar para saber el fin de esta historia?