By
Cecilia Díaz Betz

AAKS es una firma de bolsos que acabamos de descubrir y que, literalmente, nos ha cautivado en breves segundos. Primero te atrapa su colorido, formas y acabados; combinaciones espectaculares, muy llamativas. Después, al investigar en su historia, modus operandi y filosofía, te acaba de enamorar. Su alma máter, Akosua Afriyie-Kumi, tras una brillante carrera en el mundo de la moda trabajando como directora creativa para otras frimas, fundó AAKS con el objetivo de presentar al mundo sus técnicas de tejido favoritas, que son precisamente las realizadas por las mujeres de Ghana, su país de origen. Por supuesto, su principal idea era poder crear empleos éticos, tan necesarios en África, y resaltar el valor de las técnicas artesanales. En definitiva, AAKS es una firma con alma, donde se recuperan las técnicas manuales más ancestrales, bajo un techo de concienciación social, ética en el trabajo, sostenibilidad, un diseño impecable y con un acabado tremendamente cuidado y especial. Una verdadera joya de accesorio.

Bolsos hechos a mano en Bolgatanga (Ghana), manteniendo el espíritu de sus homólogos ancestrales, caracterizados por los colores exhuberantes

Los bolsos de AAKS están hechos todos a mano en la aldea de Bolgatanga en Ghana, y todos mantienen el espíritu de sus homólogos ancestrales, que se caracterizaban fundamentalmente por colores exhuberantes. Cada bolso de la colección es único y cuenta una historia diferente a través de los detalles, las combinaciones de color y su forma. El resultado salta a la vista, es espectacular, y esto viene dado gracias a las buenas artes de su fundadora Akosua. No pierde detalle de ningún eslabón de la cadena, ya que está conectada a todas las etapas del proceso tanto del diseño como de la producción. De esta manera, supervisa y garantiza que el resultado final sea un reflejo del espíritu y alma de AAKS.