By
Quim Coll

Fue en 1947 cuando Christian Dior visitó por primera vez Nueva York. El diseñador francés pasó dos días en la Gran Manzana, y los describió en sus memorias como dos días en los que estuvo constantemente maravillado. Dijo que la electricidad que se podía sentir en el aire de la ciudad le mantenía en pie. Ahora, más de 70 años después de su visita, la editorial Taschen homenajea a la marca Dior y, a la vez, al recientemente fallecido fotógrafo Peter Lindbergh, en un fotolibro titulado Dior/Lindbergh. F: Todas las imágenes por cortesía de Taschen. © Peter Lindbergh

Dior/Lindbergh es, más que un repaso a la colaboración entre fotógrafo y marca, un último testamento del trabajo de una leyenda

Lindbergh fue colaborador habitual de la marca hasta sus últimos días. Por eso el homenaje conjunto es tan acertado: las fotografías capturadas por el alemán captan perfectamente la electricidad que la marca francesa intenta transmitir con sus piezas. De esa forma, Dior/Lindbergh supone un compendio de uno de los trabajos más ambiciosos realizados jamás por el legendario fotógrafo.

El libro, dividido en dos volúmenes, es la última colaboración entre Dior y Lindbergh. En 2018, más de 80 piezas que comprendían 70 años de historia de la marca, y que normalmente se mantienen en una sala con la temperatura y la humedad controlada en el cuartel general de Dior en París, salieron de sus arcas para dirigirse al centro de Manhattan. Allí fueron fotografiadas por Lindbergh, vestidas por modelos de la talla de Karen Elson, Saskia de Brauw, Carolyn Murphy, Amber Valletta o Sasha Pivovarova. Las fotografías siguen la línea y el estilo de Lindbergh, un estilo muy fiel a la realidad, sin artificios ni retoques. De esa forma, las modelos se pasean por el caos urbano vestidas con creaciones cuyo valor va mucho más allá de lo material.

Además de las imágenes inéditas tomadas por Lindbergh en el centro de Nueva York, el fotolibro también cuenta con varias fotografías del archivo del fotógrafo relacionadas con Dior, como las campañas que realizó junto a Charlize Theron y Marion Cotillard o las que tomó para publicaciones como Vogue, Harper’s Bazaar o Vanity Fair. La editorial Taschen ha dicho sobre el foto libro que es un testamento ideal de los talentos de Lindbergh, y un tributo a la electrizante colaboración entre dos pilares del mundo de la moda que serán muy difíciles de olvidar.