By
Nuria Candela López

El escultor estadounidense Ken Kelleher hace esculturas digitales a gran escala que ha creado para entornos interiores y exteriores en espacios públicos reales. Las representaciones abstractas son gigantescas y parecen contrastar con el entorno de galerías, jardines y plazas públicas. Las piezas exteriores son renders fabricados a gran escala que suelen estar fabricadas en acero inoxidable, aluminio o bronce, ladrillo, hormigón o materiales más experimentales.

La escultura como forma de investigación sobre la naturaleza misteriosa y profunda de las cosas

Kelleher ve la escultura como un diálogo continuo entre el material y la forma, la luz y la sombra, el tiempo y el espacio, y el contenido. Su arte digital es parte de un continuo esfuerzo creativo en el que la sorpresa es un elemento clave. Sorpresa, ya que cuando creas algo que nunca antes ha existido es la primera reacción que nos provoca; el asombro. Y el deleite que viene justo a continuación.  El trabajo de Kelleher está inspirado en los escultores abstractos David Smith y Anthony Caro. Toma formas básicas elementales y las infla; luego los altera y los pone en capas, creando formas que acaba de imaginar. La intención detrás de esto es facilitar el diálogo sobre lo que significa crear, ya sea arte real, tangible o representaciones digitales. Para Kelleher, la escultura es una investigación sobre la naturaleza misteriosa y profunda de las cosas, una respuesta a preguntas como ¿Qué te dice esto? o ¿Cuál es su contexto más amplio de ser?.

Colabora con arquitectos, planificadores, galerías, museos, diseñadores y desarrolladores para crear formas y experiencias escultóricas únicas a gran escala para espacios públicos, privados y corporativos. Sus piezas han sido expuestas tanto en interiores como exteriores y también a modo de instalación y están disponibles para compra, exhibición y comisión.

Ken Kelleher, es un ejemplo de que lo imposible y lo imaginado se puede materializar.

Puedes ir siguiendo sus trabajos aquí.