By
Nuria Candela López

El último proyecto de Yuan Yao rinde homenaje a la belleza del embarazo y la maternidad, pero también es un canto más complejo sobre la vida y la muerte. La protagonista de esta serie, Nami, siempre había querido documentar su experiencia personal y quería que lo hiciese un fotógrafo en concreto pero cuando este murió, el azar colocó a Yao en su camino. De ahí que todas las fotos que componen la serie evoquen cierto aire de misterio y melancolía, una elegía para un viejo amigo y un alegre canto a la vida, el nacimiento.

Las fotografías aluden a las obras del difunto Ren Hang y nos transportan de la ciudad a la naturaleza, al mundo de los ciclos naturales y orgánicos

La serie se fue gestando en encuentros regulares en los que hablaban sobre el proyecto y de la vida en general. Normalmente se veían en el pequeño piso de Tokio en el que se fue desarrollando una intimidad muy especial entre ambos, al tratarse de imágenes muy personales, la conexión entre ellos fue fundamental ya que el proyecto se acabó convirtiendo en un viaje espiritual compartido lleno de momentos mágicos; paralelamente a la belleza y extrañeza del embarazo, las fotografías se desarrollan, crecen y evolucionan al mismo ritmo que el niño.

La serie solo es una parte de un proyecto más completo, ya que se tomaron muchas fotografías en momentos muy reales y también supuso un cambio en la forma de entender los ideales de la paternidad para Yuan, “La crianza te obliga a crecer y poner todo en perspectiva, lo que puede implicar cambios en la identidad”, explica. “Es muy enriquecedor a cambio; ves el mundo a través de una lente nueva, otros ojos de seres humanos “.

Las fotografías aluden a las obras del difunto Ren Hang y nos transportan de la ciudad a la naturaleza, al mundo de los ciclos naturales, orgánicos, de paisajes preciosistas japoneses de niebla y montañas y mar. Nami aparece cual diosa de la fertilidad; su desnudez es marcada contra el verde, y su ropa roja, parecida a la sangre, audaz y descarada frente a la forma del monte Fuji.

Puedes seguir su trabajo en su perfil de Instagram .